Conozca al hombre que lidera a 85 millones de cristianos

malawi-traducido-idioma-nuevo-testamento-20150804125211
En Malawi ya cuentan con su primer Nuevo Testamento en el idioma elhomwe
5 agosto, 2015
Jaime Fernández, premio Personalidad del Año 2015 de Adece (Alianza de escritores y comunicadores evangélicos)
11 agosto, 2015
Ver todo

Conozca al hombre que lidera a 85 millones de cristianos

archbishop-josiah-idowu-fearon

Momentos antes de nuestra entrevista, el arzobispo Josías Idowu-Fearon perdió una llamada de Sa’ad Abubakar, el 20avo sultán de Sokoto y líder espiritual de los 70 millones de musulmanes de Nigeria. Como nuevo Secretario General de la Comunión Anglicana, un cuerpo de iglesias repartidas en más de 165 países, el Arzobispo es el segundo al mando sólo para Justin Welby, el Primado de la Comunión, y tiene la tarea de mantener unida la estimación de 85 millones de cristianos. No es tarea fácil.

Puede parecer una extraña amistad – el Arzobispo Josías sonríe ampliamente mientras recuerda las bromas compartidas con Abubakar y dice que los dos “nos llevamos muy bien” -, pero no es ninguna sorpresa para quienes están familiarizados con sus antecedentes. Habiendo crecido en el norte de Nigeria de mayoría musulmana con un sacerdote como padre, Josías se convirtió al cristianismo a los 14 años, pero permaneció fascinado por la fe de su comunidad. Pasó un año estudiando la civilización islámica en la Universidad de Durham en 1976, que según él dice “me abrió los ojos a la riqueza de la cultura árabe” y marcó el comienzo de un compromiso de por vida con el mundo musulmán.

Se graduó con una licenciatura en Teología, con especial interés en la patrística; el estudio de los Padres de la Iglesia y de la forma en que debatían la naturaleza de Jesús como plenamente humano y plenamente divino. Empezó a ver similitudes entre la Biblia y el Corán, y e hizo un máster en Estudios Islámicos y en Relaciones entre musulmanes y cristianos en la Universidad de Birmingham. Fue entonces cuando sintió a Dios hablar claramente acerca de su pasión. “Sabía que el Señor me estaba llamando [a ser] un constructor de puentes”, dice.

“He pasado los últimos 25 votos afirmativos como obispo [primera de Sokoto, entonces Kaduna] tratando de construir puentes de entendimiento entre dos comunidades diferentes. Somos teológicamente y doctrinalmente diferentes, y sin embargo, hemos sido capaces de trabajar juntos (…) Para mí, así es como debería ser “.

La dedicación del arzobispo por la unidad es evidente; su rostro se ilumina cuando habla, y está muy animado – muy lejos de la imagen preconcebida de un clérigo aburrido. Pero tampoco encaja en el estereotipo de un pastor evangélico de Nigeria. Es amable mientras hablamos; inspira esperanza en el futuro de la Comunión Anglicana, mientras salta de los debates teológicos serios a bromas sobre el complejo de superioridad de los estudiantes Oxbridge a la primera de cambio. No puedo evitar sentirme alentado de que éste sea el hombre encargado de mantener unida la comunión.

La cercanía del Arzobispo Josías con la comunidad musulmana en Nigeria, sin embargo, ha inspirado cierta controversia. Habiendo establecido un Centro de Estudios Islámicos en Kaduna a la altura de los disturbios religiosos en 2000, lo que resultó en la muerte de hasta 5.000 cristianos y musulmanes sobre la introducción de la sharia, fue acusado de haberse convertido al Islam y en consecuencia se le negó un segundo mandato como arzobispo. Obviamente, él refuta las acusaciones: de su fe, dice “mi confianza, todo, está en Cristo, y… nunca he mirado atrás” – y se ha comprometido a aumentar la comprensión entre las diferentes comunidades religiosas, sobre todo en su país de origen .

A medida que continúa allí la creciente crisis de Boko Haram, el Arzobispo Josías insiste en que pregonar el conflicto por motivos religiosos es una narrativa poco útil, impulsada por una falsa comprensión de los problemas reales. “En primer lugar, mi convicción ha sido siempre que la mayor parte de estas crisis las atribuimos a diferencias religiosas que tienen muy poco que ver con la religión. La religión es una fachada”, dice.

“Se puede ver esto en las reacciones extremistas hoy en día, si se trata de ISIS o Boko Haram (…) La religión es una fachada. Lo que estos chicos quieren es poder. Ellos saben a través de un proceso democrático que nunca jamás conseguirán el poder, por lo que se aferraran a la religión “. Una mejor comprensión de una y otra religión ayudaría a la unidad por la paz en Nigeria, y en todo el mundo, dice. No se trata de olvidar nuestras diferencias y seguir adelante, sino de llegar a entenderlos. “Creo que eso es lo que necesitamos, no sólo en Nigeria, sino en África.”

Aquí suena más como Justin Welby, cuya determinación de ver la Iglesia “en buwn desacuerdo” se ha convertido en un sello distintivo de su mandato hasta el momento en Lambeth y, al igual Welby, el arzobispo Josías reconoce la amplitud de la Comunión Anglicana. “La gente necesita saber que no somos una Iglesia”, dice. Mientras que el Papa tiene la autoridad final sobre toda la Iglesia católica, no hay equivalente en el anglicanismo, dejando espacio para una diferencia de opinión. “Divisiones siempre ha habido, y siempre habrá… porque cuando se practica una religión que tiene sus textos, las interpretaciones suelen dar espacio a las divisiones”, dice.

“Por lo tanto, existe una creciente necesidad de entendimiento. Si dentro de la Comunión tenemos este entendimiento, podemos vivir juntos con nuestras diferencias.”

Welby advirtió en el Sínodo del año pasado de una “comunión en florecimiento como también de una comunión dividida” y tal vez el mayor desafío que enfrenta hoy en día es la sexualidad humana. Es otra área en la que el arzobispo Josías ha generado controversia. En marzo de 2014 fue citado en el periódico nigeriano New Telegraph diciendo que la criminalización de la homosexualidad era “buena”, por lo que ha sido acusado de homofobia y de ser anti-gay.

“Nuestra batalla de hoy no está en contra de los homosexuales, nuestra batalla de hoy es contra los que dicen las normas de Dios no son lo suficientemente buenas para nosotros”, dijo, según el diario.

“El gobierno ha criminalizado la homosexualidad, lo que es bueno, nuestra lucha no es contra los seres humanos, es contra el diablo.”

El Arzobispo Josías más tarde negó haber hecho los comentarios. “Nunca he apoyado la ley en Nigeria que criminaliza a la comunidad gay y nunca voy a apoyarlo”, dijo en un comunicado.

“Para la mayoría de los cristianos africanos, la Biblia juzga a la cultura, incluyendo la cultura africana. Como cristianos africanos debemos aceptar otras culturas y la forma en que ellos también entienden la relación de la Biblia con la cultura. Acepto y promuevo una cultura de respeto respecto a tales diferencias.”

Con una sonrisa irónica, confirmó a Christian Today que se mantuvo neutral durante el debate sobre la homosexualidad en la Asamblea Nacional de Nigeria el año pasado. Le preguntan sobre esto en cada entrevista, pero amablemente insiste en que aún no se ha cansado de ella. “Yo no he dicho nada a favor o en contra”, dice. Recuerda claramente su respuesta cuando la prensa le pidió que comentara la aprobación de la ley anti-gay, dijo: “Cómo me hubiera gustado que todo ese tiempo y dinero gastado se hubiese invertido en el debate y la búsqueda de soluciones y criminalizando la corrupción, que es nuestra situación en Nigeria, la homosexualidad no es nuestro problema. Nuestro problema es la corrupción. Es lo que me hubiera gustado, y así fue como lo dije. ”

 

Fuente de información Christian Today

 

http://www.christiantoday.com/article/meet.the.man.whos.in.charge.of.leading.85.million.christians/61247.htm

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *